Conociendo al autor


                                 Tamara Díaz Calvete

Estudié Filología Clásica en la Universidad Complutense de Madrid y actualmente trabajo como profesora de latín y griego en el Colegio Los Ángeles (Getafe, Madrid). 

Parecerá típico, pero una de mis aficiones favoritas es la lectura...¡podría tirarme horas pegada a un libro! Aunque lo complemento con la música, el cine, los paseos, los animales y, por supuesto, la escritura. No puedo deciros cuál es mi libro favorito porque, sinceramente, ni yo misma lo sé. Sin embargo, sí puedo hablaros de los libros que me marcaron siendo una niña y que me guiaron hasta este mismo lugar.
Los primeros libros de fantasía que leí fueron los famosos cuentos de Grimm y de Andersen, que marcaron mi infancia y me enseñaron a creer en lo imposible, al tiempo que me enseñaban cosas tan importantes como no confiar en los extraños, tener cuidado con los deseos, ayudar a los demás, etc. ¿Qué habría sido yo sin esos cuentos? Después llegaron otros como la saga Crónicas de la Torre y Finis Mundi de Laura García Gallego, Harry Potter de J.K. Rowling y El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien. Poco a poco me había metido de lleno en el mundo de la fantasía y, aunque he leído otros géneros, ninguno ha conseguido transmitirme la tranquilidad de los maravillosos campos de Hobbiton o los gélidos pasillos de Hogwarts. Fuera del género fantástico, he leído con placer a Massimo Manfredi, con sus maravillosas novelas históricas, a Pérez Reverte o a Christian Jacq, junto a los clásicos como Julio Verne o Enid Blyton.

En cuanto a música...bueno, soy de gustos variados. Me encantan las letras que me lleguen al corazón y las melodías pegadizas o dulces. Por ese motivo podéis encontrar entre mis listas de reproducción canciones de Blues, Pop, Música Clásica, Heavy, Hip Hop...incluso algo de Reggaeton. La época me da un poco lo mismo, la verdad.

Sobre mi afición a la escritura...poco puedo deciros que no hayáis escuchado ya, pero intentaré resumirlo. Empecé a escribir de pequeña, de hecho, mi primer cuento aún permanece en mi carpeta de deshechos (pobre carpeta) y tiene apuntado con letra temblorosa 6º Primaria. Fue un trabajo de clase que me ayudó a entender que me encantaba escribir. A partir de ese momento ya no paré. Al principio me inventaba historias sobre otros libros que leía (lo que luego descubrí que se denominaba "fan fiction"), después fui creando historias originales que se fueron haciendo más complejas según crecía. Junto a la complejidad de las historias, también mis mundos se hicieron más complejos. Elindora no fue mi primer mundo inventado, ni tampoco creo que sea el último. La pena es que se me da horriblemente mal dibujar y esos mundos terminan quedándose en mi cabeza, sin oportunidad de ser reflejados para los demás.

Para terminar, sólo puedo decir que estoy encantada e ilusionada con esta primera novela. Os doy las gracias a todos los que dedicáis algo de vuestro tiempo a leerme, a difundir la noticia o, simplemente, a disfrutar leyendo las aventuras de Elisa y James.

 Muchas gracias por formar parte del sueño.
Otras publicaciones.
Cambiar la Historia, en la antología de relatos #Relato Breve publicado por Imprimátur en 2012.
Súcubo, en la antología de microcuentos Historias del Dragón publicado por Kelonia en Mayo de 20123.

Comentarios

  1. Tamara, soy Paula. Me gustaria que el lunes me trajeras un libro de Eterna Oscuridad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ya ha llegado el día.

Un fragmento para abrir boca

Unboxing Un viaje sin retorno.