Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Tracklist

Imagen
Buenos días, compañeros de viaje.
Hace ya demasiado tiempo que no dejo nada por aquí para que disfrutéis conociendo un poquito más Eterna Oscuridad, su historia, el proceso de escritura y de publicación...esas cositas que a todos nos llaman la atención y que podrían asemejarse a los making off de las películas. En fin, siguiendo con ese deseo de haceros partícipes de este camino que hemos empezado a recorrer, hoy me gustaría compartir con vosotros aquellas canciones que me han servido a la hora de inspirarme.
Muchos autores escriben con música de fondo, yo tengo que reconocer que soy incapaz de hacerlo. Las melodías me hipnotizan y termino mirando a la nada, sin escribir, únicamente pensando en la música que estoy escuchando. Lo he intentado también con música clásica, pero me da que no soy de las que pueden escribir en esa atmósfera. Yo soy más de silencio y tranquilidad. Al escribir, normalmente me leo a mí misma los diálogos y las descripciones en voz alta para asegurarme de su ade…

Elindora, el mundo en el que todo es posible.

Imagen
La historia de Eterna Oscuridad se desarrolla en un mundo ficticio llamado Elindora. ¿Por qué en un mundo ficticio? La verdad es que la respuesta es en cierto modo muy simple: un mundo ficticio permite más posibilidades, al menos según mi forma de verlo. Así pues, en ningún momento dudé acerca de dónde se iba a desarrollar mi historia, yo ya sabía desde el principio que la historia de Elisa debía ubicarse en un mundo ficticio, donde todo fuese posible y nada estuviese limitado.
El mundo de Elindora está conformado, a su vez, por dos grandes continentes: Ember y Magyan. Son dos continentes totalmente opuestos: Ember, situado al norte, posee una geografía montañosa y boscosa, mientras que Magyan, situado al sur, posee vastas extensiones desérticas y escasos bosques.
Cada uno de estos continentes tiene una historia propia y una común que iréis descubriendo poco a poco según avance la historia, así que tendréis que tener paciencia, amigos míos,  porque no os desvelaré todos los secretos d…